Pensamos en la alimentación o en el ejercicio físico como una forma de mejorar nuestro bienestar. Pero la realidad es que podemos alcanzarlo de muchas otras maneras. Una de las más desconocidas tiene a las palabras como centro del cambio. Luis Castellanos y su equipo, expertos en neurociencia cognitiva, han estudiado el efecto de las palabras positivas en las personas. Una de sus investigaciones, publicada en la revista científica 'PLOS ONE', ha comprobado mediante encefalogramas que las palabras positivas activan el tiempo de reacción del cerebro frente a las negativas o las neutras. "Esto nos hace estar más atentos y más concentrados por lo que conseguimos ser más perseverantes y más creativos en nuestras tareas", cuenta Castellanos. Su convicción de que los términos que empleamos cada día pueden determinar el rumbo de nuestro pensamiento y de nuestra actitud ante la vida le ha llevado a trabajar con deportistas de élite (como Sergio 'Chacho' Rodríguez, Marc Coma o Nani Roma), chefs (Andoni Luis Aduriz y Mario Sandoval), o directivos de diferentes empresas para incluir un lenguaje más positivo en su vida. Tras comprobar la mejora en el desarrollo personal y el rendimiento profesional de estos, decidió publicar La ciencia del lenguaje positivo (Editorial Paidós), donde recopila estudios, consejos y ejercicios y con el que busca que cualquiera se pueda beneficiar de ello.

RECONOCER LOS FALLOS

El libro propone un plan para aumentar nuestras palabras positivas en tres etapas. El primer paso consistiría en tomar conciencia de nuestras palabras una a una. Hay dos formas sencillas de lograrlo. La primera pasa por recopilar nuestros escritos o grabarnos en una conversación para después transcribirla y así reconocer nuestros fallos (como una gran utilización del 'no', la falta de nombres propios o de adjetivos positivos, las muletillas...). La segunda, en pedir a quienes más nos conocen -socios vitales- que nos hagan una pequeña valoración de nuestro lenguaje. El siguiente escalón nos invita a optar por la elección. Es decir, decidir qué palabras no queremos utilizar más y cuáles queremos incorporar a nuestro día a día. Alegría, gratitud, serenidad, interés, esperanza, orgullo, diversión, inspiración, admiración y amor son 10 términos positivos que deberíamos integrar en nuestro lenguaje habitual para hacer frente a la tristeza, el desprecio, la deslealtad o el odio, según explica Luis Castellanos. "Aunque tenemos un lenguaje negativo por instinto de supervivencia, debemos elegir nuestras palabras. Sobre todo, en los momentos en que te das cuenta de que tu lenguaje te está provocando un sufrimiento. Incorporar a tu vida un lenguaje positivo te da coraje y valentía. Te das cuenta de que ser positivo favorece tu mundo y no quieres que venga otro a destrozártelo. Aprendes a pararle los pies".

CUIDAR EL LENGUAJE

La decena de vocablos anteriores son globales y podrían funcionarle a cualquiera. Sin embargo, el investigador hace hincapié en que cada uno ha de localizar sus propias palabras positivas para lograr un éxito aún mayor. Nuevamente, nuestro mapa lingüístico y nuestros socios vitales son quienes nos darán las claves. Por ejemplo, podemos descubrir cuáles son fijándonos en las caras de los demás cuando las pronunciamos o meditando cuáles nos funcionan en el momento de darnos ánimos internamente. Otro truco es coger un diccionario e ir leyendo términos hasta dar con los que nos producen energía. Una vez tengamos 15 palabras motivadoras, deberemos decirlas en voz alta y escribirlas cuando necesitemos alentarnos. La última etapa consistiría en consolidar ese hábito de expresarnos en positivo. "Todo se resume en que si cuidas tu lenguaje él cuidará de ti". "Siempre tengo en mente la frase de Daniel Kahneman que dice que 'deseamos que la historia de nuestra vida sea una buena historia'". Eso es "lo importante". Se trata de que cuando hagamos un recuento de la jornada, al terminar el día, podamos decir que tenemos una buena historia. "Que busquemos el lado positivo de los hechos y de las personas".

Fuente: El Mundo

ARTICULOS Y REFLEXIONES

el-tren-de-la-vidaLa vida no es más que un viaje por tren: repleto de embarques y desembarques, salpicado de accidentes, sorpresas agradables en algunos embarques, y...
un-cielo-de-amorUna mujer que se llevaba muy mal con su esposo sufrió un paro cardíaco. Casi a punto de morir, un ángel se presentó ante ella para decirle que, evaluando...
el-dia-del-padre-sus-origenesCada año se produce la disputa de que el "Día de las Madres", se celebra con más entusiasmo y solemnidad que el "Día de los Padres", porque entre otras...
ni-tiburon-puede-robarte-tus-suenosBethany Hamilton es una surfista profesional Hawaiana con una historia que pone los pelos de punta. Si hay que elegir un ejemplo que defina la expresión...
el-sacrificado-amor-de-una-madreUn joven con un récord académico excelente fue a solicitar un puesto  de directivo en una gran empresa. Pasó la primera entrevista, el director hace...
una-madre-felizMi mamá tenía muchos problemas. No dormía y se sentía agotada. Era irritable, gruñona y amargada. Siempre estaba enferma, hasta que un día, de...